martes, 22 de diciembre de 2015

Semillas


Con la esperanza de los chicos que corren tras la pelota
el reloj corre muy rápido para poder dejar la impronta
Barriletes necios volando sin saber lo limitado del cielo
cuando atados quedan a este suelo.
Cuánto sacrificar por avanzar,
cuando hay otro que está a kilómetros de acá
cuesta el desarraigo tanto o más que la rutina
con la felicidad guardada en una oscura vitrina
Son las palabras que pujan por salir,
guiadas por este idioma,
herencia de colonos que nos han desventurado,
y aún con sangre y abandono los seguimos honrando.
¿Saben hoy tus manos que son liberación?
Yo soy tierra,
en mis venas corre sangre que huele a hierbas,
hierbas medicinales para mi filosofía
ya ni santos tengo, mis ideales hoy me cuidan
no viví la guerra de Malvinas
no sufrí el terror de estado
ni Nagasaki, ni Hiroshima
no nací en un hogar desplazado
nunca me falto el pan, el techo y un abrazo
tampoco me faltó en mi casa la verdad
se me enseño que el camino es a la izquierda
que ningún patrón me deberá tratar como mierda
que la educación y la comida deben estar primero
que el de al lado también merece respeto
que nadie es pobre porque le conviene
que es mas barata una bala que una tiza
que la droga financia la política
que prefiero ser rica en convicciones
y que no quiero que gobiernen las corporaciones
que duelen mucho Afganistán, Irak y Siria
y los medios confunden la realidad
generando el adormecimiento social
que no cabe en ninguna cabeza que el ñoqui diputado
gane mas que el maestro y el jubilado
que el amor reina sobre el odio
que en mi casa y en mi cabeza soy yo quien mando
cuantos discursos se me quedaron grabados,
no por sus palabras, no,
son los gestos que me han dado,
cuesta mucho ser fieles a lo que creemos,
cuando el sistema se empeña en decirnos que no es correcto,
ser humanos es más que la vida y la muerte,
es decir lo que sentimos
es saber que los hijos y las canciones prolongan nuestra existencia
que se hace difícil luchar contra el olvido
Para salir a flote solo basta seguir pataleando
es unirnos con los nuestros
recordar a nuestros muertos,
ideas transformadas en semillas,
sembradas en cada esquina, en cada villa
los pasillos que se hacen cada vez más chicos
y desembocan en cielos enrejados
Aunque no hay techo para nuestros sueños
si al despertar seguimos soñando.

Dudas


¿Quién soy?
¿Qué es eso que escondo
entre mis pieles y telas,
y que atesoro detrás de tantos absurdos?
¿Qué pienso de los días que se van alejando 
tan rápido o tan lento?
¿Qué opino sobre la guerra librada a la fantasía?
¿Qué espero de la lluvia cuando moja mi cara?
Tantas vidas necesitó mi vida para revelarme
esto que me demora y me quita el sueño
Ahí va la gente vestida de sombras
que hurga en mi mirada buscando algo en que pensar,
si pensaran en lo que guarda mi memoria,
si hablaran el lenguaje de mis poros
y entendieran que no entiendo
su curiosa impertinencia,
que no busco que me miren ni me piensen.
El instante donde solo yo escucho mis latidos
y me encuentro con mis miedos
y el silencio se hace ruido
que ensordece la noche alterada.
Y el viento que cubre mis párpados obligándome a dormir,
ese instante donde el alma se asemeja a un ave enjaulada,
hiriendo sus alas en ansias de libertad,
es ahi donde me reconozco auténtica y acobardada.
Porque los sueños que obligan a mi sueño a despertar
en busca de mi verdad más auténtica,
se reprimen sin explicarme aún quien soy.

En silencio


Las agujas corren más aprisa
me abraza esta oscuridad
el temblor del miedo me sofoca
entre las ruinas se esconde el amor
¿Cómo mentirle a quién verdad espera?
La sangre se queja en mis venas
Cuanta vida espera allá afuera
gritando en la esquina y la razón
quedó en silencio
La salida no está garantizada
no quedan impulsos por fingir
Lo que oculta tu latido brota
escapa y me envuelve
cuantos sonidos para escuchar
tu boca calla, te entiendo igual
Conociste la muerte dando vueltas
quedan tus inciertos guardados
en tu corazón
Cara o ceca, solo eso nos queda
opto por pedir un deseo
opto por darte el perdón
Sus ojos se empaparon de realidad
lloró-regó tierras en su andar
Espero esta vez, el horoscopo no mienta
espero que la suerte me sepa acompañar

lunes, 21 de diciembre de 2015

Felicidad



Soy feliz porque hoy la felicidad se hizo mi amiga.
Soy feliz aún cuando la tristeza me visita y el silencio se acerca agazapado como un gato, que solo me busca para que acaricie su pelo y le cuente historias antiguas de gordos ratones.
Soy feliz cuando el dia teñido de naranjas destella en los ojos del amigo que entre rondas de mate me demuestra su alegría.
Es felicidad plena cuando en la casa del vecino suenan música y risas y yo entre sueños me uno a su efímero sentimiento
Y no es casualidad que para este sustantivo abstracto, no exista un verbo.
Suele decirse "soy feliz", serán entonces infinitas las acciones necesarias para alcanzar ese estado, que al ser abstracto nunca se hace tangible.
Soy feliz en el pasado cuando rememoro momentos que causaron mi felicidad, cuando vuelvo recordar lo que fui y lo que fuimos.

lunes, 4 de mayo de 2015

Historias



Hoy el sol se resiste a salir
Quiso dormir un rato más
Solo el resplandor vino a pasear
sobre mis piernas aún dormidas
(Y el silencio me hace dudar )

Cuántas veces mis huellas trazaron surcos, antes de escribir estas letras
Las ganas latentes de correr
por las lineas- destino en tus manos
En un relato absurdo que deja en claro
Que no tengo en claro aún quien soy...

Cuantas historias no quisieron ser
Cuantas esquinas nos vieron pasar
casi inmóviles en otras vidas
que solo existen en los recuerdos
de aquellos que logran despertar
Será que vivir es solo soñar,
 inventarse una nueva historia mañana
Y dejarlo todo librado al azar,
que el tiempo borre a su paso
 miedos, dudas y penas del hoy

Verás que no vale la pena
Librar una lucha con la razón
Contradecir lo que estoy pensando
Antes que suene el despertador
el desorden y el caos serán una ilusión

La lluvia siempre llegará
Para limpiar -al fin- el maquillaje
Corriendo en los surcos de tu mejilla
Verás que ya no habrá prisa
cuando la luz se abra paso
ante la densa oscuridad,
tendrás tus pies sobre el asfalto
Y sabrás que no...ya no habrá más prisa
Antes que suene el despertador
esos dulces dolores -al fin- cicatrizarán