lunes, 31 de marzo de 2014

Las sombras

Cuantas horas más podre soportar observarlo así, con la piel bañada de luna, las sombras del álamo acariciándolo y mis ojos acompañándolas. Sombras que urgen tomarlo por completo. Veo entre sus parpados el brillo de sus ojos tensos, húmedos, expectantes. La gravedad intensa que nos imanta. Y evade toda lógica. Estar tan irritantemente perdida ante su presencia. El saberlo mi amo, con quien soy realmente yo y puedo liberar lo más oscuro de mi, liberar mis sombras, saberme su esclava. Y ya no hay tregua ni vuelta atrás, es doloroso y absurdo imaginar los efectos de este pacto entre sombras. Sombras que al igual que yo urgen por tenerlo por completo. Libertad por unas horas, para nuestros fantasmas unidos en un solo anhelo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Quienes comparten el vicio del carioca