martes, 30 de abril de 2013

...

Quería decirte que el aire es húmedo de este lado del deseo. Que la

distancia es una palabra larga que se respira breve. Que los ojos 

siguen a la obstinada suavidad de las manos y que las manos no 

pueden sobrevivir solas. Que no hay viaje que no se atraviese al 

lenguaje y no hay lenguaje que no quiera desterrar su vacío. Quería 

decirte, entonces, que me llevo a rastras por sentir el vacío. Y que 

no cabe el adiós, si aún no hay bienvenida.


De Carlos Skliar

martes, 9 de abril de 2013

Historia de los vientos.




     Hay historias que no deberían haberse contado nunca, nunca debería haberse escrito un "Había una vez...", debería haberse secado cada tinta de cada pluma y quemado cada hoja de cada libro por escribir. Porque hay historias que arrancan por finales felices y con el correr del tiempo se van complicando los sucesos. 
    Ella tenía alas, pero no alas de ángel, sino que tenía pequeñas alas en las sienes. Podía pasar todo el día sin completar nada, por dejarse llevar a través de los ríos de la imaginación, en donde podía ver otra realidad, en donde el mundo era un lugar más hermoso. Lograba pintar un cuadro con solo mirar las cortinas de la cocina, mientras lavaba los platos. Quería, más que lograr algo con su vida, lograr algo para la vida de los demás. Hablaba bien, de todo lo que le plantearan, pero no conocía el idioma del amor. 
El, tenía cadenas en los pies, que lo ataban a la tierra, pasaba sus días inventariando lo que le faltaba, pasaba sus días quejándose de su destino, aunque quería lograr algo mejor con su vida, siempre el pasado le decía que no podía torcer la senda. Podía hablar y opinar de cada cosa que se le plantee, pero no podía hablar de amor. 
A pesar de ser regidos por el aire, ella era un viento pampero, apacible pero frío por momentos, lograba congelar la casa y podía causar grandes ventiscas que dejaban tendales de escombro a su paso, aunque generalmente aparecía para despejar el cielo de nubes y barrer con las tormentas. El, en cambio era como el viento zonda, caluroso, caprichoso y hasta aveces dañino. Podían convivir en paz, pero cuando chocaban eran capaces de causar desastres. 

miércoles, 3 de abril de 2013

Siempre a la misma distancia del mar




Las horas se ahogan
una mariposa muere mientras oscurece
Vuelvo a ir de viaje
la estacion aguarda la llegada del tren
Cuando llueve
la gente corre en las calles
Mi sangre galopa
las gotas llenan mis ojos hoy

Este cielo
allá arriba el cielo
renace el silencio
me guia hacia tu voz otra vez

Y es que por las mañanas
las personas caminan siempre solas, ya ves
Rostros que se deforman
Pasos que se alinean hacia las vias del tren
La felicidad
está escondida en tus manos
El mundo girando
y yo voy tres pasos atras

Siempre que el sueño quiere acabar
te tengo que dejar escapar
El mundo girara otra vez
y yo siempre a la misma distancia del mar.

martes, 2 de abril de 2013

Complicada.





Es que el mundo se pudre, me estoy cansando del optimismo y las palabras brotan de mis dedos como ramas queriendo alcanzarte mis piernas que se clavan en la tierra echando raíces, llegando al fondo de las rocas, cuánto calor me alcanza, las brasas y las piedras hundiéndome de a poco. 
Mirándote en el firmamento, ya no me alcanzan en la espera esas imágenes perdidas como flashes, no me quiero poner romántica, esto no se trata de amor, no te confundas.
Es como un ritual pagano, una extraña compulsión de entender el porqué de las cosas, porque apareces y luego te vas, porque pones trabas a esta maquinaria y te convertís en objeto de capricho.
Esperando el día en que te vuelvo a ver el alma y las chispas que despiden tus ojos prenden fuego las páginas de mi memoria, mis raíces me dejan quieta y mis brazos como ramas que quieren 
alcanzarte, no puedo salir a buscarte. 
Pero, de qué serviría salir corriendo a buscarte, si no es tu ausencia la que me está complicando, más bien tu presencia constante en todo lo que me rodea.
Los astros se alinean y el destino cumple su cometido, entonces ¿Porque no me resigno a aceptar la realidad? ¿Porque te petrificaste y tu voz no suena como antes?
Siento que me estás queriendo decir algo y las palabras no encuentran su forma o en la explicación no caben las palabras.
Existen cosas que no se pueden explicar, existen necesidades que no se pueden saciar. Algunas dudas morirán sin haberse encontrado con su respuesta.
Solo queda esperar que mi grito logre propagarse por el vació llegando a tus oídos, que el tiempo se detenga y todo vuelva a empezar.