martes, 16 de octubre de 2012

Dolor atragantado, impaciente e inmóvil
la vida como en una ruleta rusa
el amor enfermo que pasa y deja desolación
la muerte injusta, la lejanía de la soledad.
Si tiene sueños soñará
si tiene miedo huirá
El verdugo acobardado
amordazando la verdad
Si una bala no alcanza para tapar el odio
bastaran dos o tres capaz
Dolor inerte y la angustia de extrañar
como sombra quedará la estela
de aquella imagen fugaz
el amor acobardado dentro de una habitación
Si una bala no alcanza para matar el amor
bastarán dos o tres capaz.
Si una bala no alcanza
quedará la semilla trunca
quedará el recuerdo de aquello
que la enfermiza pasión quiso arrebatar.

Para Claudia, mi madre sustituta, quien desapareció en manos de un cobarde

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Quienes comparten el vicio del carioca