sábado, 22 de septiembre de 2012

Scaramanzia

                

   "Hoy todos somos, gente del pasado", al escuchar la canción, caía en la cuenta de cuan enfrascados nos encontramos, cómo hoy todo se encuentra plasmado como estampitas en la pantalla, la vida, las fotos familiares, las creencias religiosas, el activismo ecológico o el proteccionismo animal, la red nos ha vuelto opinólogos diplomados, hoy todos podemos salvar al mundo con un clic, un" me gusta " y salvaremos a los niños en África . . .
   Nos creamos un ser ficticio, podemos ser lo que queramos ser, poseemos el coraje para decir, para seguir agregando caracteres en una nube de información por doquier. Información fragmentada y subjetiva, que se transforma en pequeñas islas de certezas flotando en un océano de incertidumbres. Creemos lo que vemos y en eso nos convertimos, pero . . . ¿Podemos ver más allá de nuestra búsqueda? La repetición es la clave, el boca en boca, como en la antigüedad creando nuevos mitos, dejando el conocimiento científico cada vez mas relegado.
   El Che, el Subcomandante Marcos, entre otros se han convertido en avatares, emoticones de un pasado que fue ¿y que no volverá? El problema es que falta militancia cara a cara, las relaciones sociales se han transformado en virtuales, el correr apurado del tiempo, las necesidades financieras, el miedo impuesto desde el poder, nos hace seres cada vez mas solitarios y, en soledad..¿cómo luchamos por nuestros ideales?, si hay algo que le debemos reconocer al Capitalismo, es que como idea, ha sabido perdurar y transformarse, hoy es quien regentea, en conjunto con sus fieles funcionarios y vigila esta arma tan poderosa que es la red. Una red que se asemeja a las construidas por las arañas, que nos envuelve, nos engatusa y nos distrae por sobre todas las cosas.
   Si bien se dice y se quiere creer que el Capitalismo esta en crisis, solamente esta mudando de piel, para transformarse en algo aún más flexible, mas camaleónico y despiadado. Aquí en nuestro país, vemos como los monopolios- tentáculos moviendo fichas, ponen al servicio del Capitalismo horas radiales (usada en la Segunda Guerra Mundial, como arma de adoctrinamiento de las masas) y televisivas, en conjunto con Internet, cúmulo de información, no solo pretendiendo adoctrinar e invadir junto con el mercado, instalando la agenda y las necesidades de consumo, contando con el poder de un medio, que deja atrás el unidireccional canal de comunicación radial y televisiva. Hoy la bidireccionalidad de la Web, nos convierte en ecos de lo que los monopolios quieren que digamos. Y cada vez es más difícil pensar en un cambio, cuando el afuera nos aterra, cuando los códigos cambian radicalmente en cuestión de horas, posteos o tweets. Estamos entrando en una nueva era, de palabras resumidas, se sentimientos publicados, de camaradería virtual, de palabras robadas, de sentimientos truncados, de camaradería fuera de moda.
   Pero, ya es irremediable pertenecer y aquellos que presentan resistencia, quedan obsoletos como los celulares de meses atrás y aunque todos sabemos de nuestra naturaleza reciclable y efímera, de como nuestras palabras se achican y nuestra memoria es reseteada periódicamente y de lo injusto que es vivir cada vez más vigilados, sin saber la suerte que nos espera . .  . La alucineta, es que nadie quiere volver, a ser como antes, ¡no!.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Quienes comparten el vicio del carioca