viernes, 18 de noviembre de 2011

Sos...

Y si cuando las hojas caen apareces entre las páginas
 marcado en rojo mientras tus colores se escurren 
como si la lluvia barriera tus azules intensos  
tus grises momentos, mas grises que el miedo

Y si tu melodía tiene una nueva nota
Desconocida, inútil, pero tristemente hermosa
Si tus manos rodean esta ciudad indecente
Densa, denso el aire, si tus manos me tocan

Y si por unos instantes te convertís en viento
Llegas y volvés a entrar y mis piel necesitándote
Y si te respiran mis poros y solo sos viento
Y el aire se hace niebla y no veo mas nada
Y aunque solo vea tus ojos inertes
y tu cuerpo apresado, de tus andares a medias
Aunque solo dejes un camino empedrado
Piedras anidadas y la sangre galopando en las sienes

Como se anidan las hojas, capas de tu cuerpo
Como se anidan los recuerdos y los sueños pasajeros
Si solo sos tiempo, un tiempo sin sueños
Pensar impertinente que apura mi paso

Caos en la armonía y los derrumbes te coronan
Si solo sos ocaso y mi boca te acosa
Y en la noche te apareces volviendo de la nada
Como aquellos colores en las tardes de verano

Pero si fueses mío aunque sea por un segundo
en un abrir y cerrar de labios que temblando te van buscando
Prometo locamente respirarte y entregarme 
A la agonía insensata y olvidar como tu boca miente
Si  sólo fueses viento y pudieses dentro mío quedarte 
Llenando el hondo hueco de mi pecho, 
Siendo aquello que lastima y cura
Dejarte bien adentro para  nunca más exhalarte. . .

Y si sos tierra fértil solamente
Tierra que nunca deja de cubrirlo todo
Que aparece y desaparece como si fueses una sombra
Como si fueses agua de río, mansa pero peligrosa

Un momento inoportuno, una despedida triste
Sólo el grito del tren, el humo de una fogata.
Las pieles que lloran a la luz de la luna
Sólo sos todo lo que me intimida, sólo eso y más nada

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Quienes comparten el vicio del carioca