miércoles, 25 de mayo de 2011

La memoria


Cómo olvidarme de los muertos en la dictadura, de la pobreza que crece, de las mentiras institucionalizadas, de los dobles discursos. Si aún todo está latente, si la llaga no se cierra y aún quedan marcas de las torturas por pensar diferente.
Cómo dejar atrás esas personas que hacen tanto bien. Cómo olvidarme sus nombres y sus rostros, como dejar su muerte impune.
Cómo hacer oídos sordos ante tanto dolor. Mirar hacia otro lado cuando veo a un pibe con el paco, cuando veo que la violencia crece. Cuando veo la falta de todo, la abundancia de la nada.
Cómo sacar de mi retina, la muerte de lo valioso. Cuando el amor es derrotado, cuando mueren esos héroes silenciosos en la lucha, cuando la sangre joven se derrama, cuando una bala intenta acabar con nuestro accionar.
Cómo olvidar mi enojo ante una mujer golpeada, un pibe descalzo, un policía coimeando, un cura abusando. Tantos golpes y abandono, tanto oportunismo y tanta pudrición.
Cómo hacer que la memoria olvide, si es más la gente que piensa que todo es inmutable, que nada va a cambiar; que los que creemos que recordando podremos decir "nunca más".




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Quienes comparten el vicio del carioca